Inversión Extranjera Directa: ¿Competencia o Competitividad? por @SodeNavarra

La Inversión Extranjera Directa, IED, no está exenta de controversia y genera a menudo un debate centrado fundamentalmente en los potenciales efectos positivos o negativos para las economías receptoras.

El tema está ampliamente documentado en la literatura económica. Se incide en que para evaluar los efectos de la IED es necesario tener en cuenta el nivel de desarrollo económico de los países receptores. Para ser breve y generalizando, los costes, los beneficios, los riesgos y las oportunidades que genera o puede generar la IED no son los mismos en los países en desarrollo que en los países desarrollados.

Ello se explica, en parte, porque la motivación y requerimientos de los inversores que consideran uno u otro tipo de países son distintos. Es mi opinión que la capacidad, y quizás también la voluntad, de los gobiernos para gestionar los efectos colaterales, positivos y negativos, de la IED instalada en sus territorios es también diferente, y que este debería ser un segundo factor a considerar.

En economías desarrolladas la IED es cada vez más intensiva en conocimiento y los factores que determinan su ubicación están más relacionados con la disponibilidad de cualificación y de talento que con costes operativos.

Entre los de este tipo de IED se encuentra la difusión y aplicación de este conocimiento, y de las tecnologías relacionadas, en el entramado local. Ello se produce tanto a través de las nuevas relaciones que se desarrollan (comerciales cliente-proveedor, alianzas, asociacionismo, etc.) como a través del aumento de la competencia que se produce en su sector de actividad. Esta mayor presión en el entramado local contribuye al aumento de la productividad de las empresas locales, lo que incide en su competitividad, que, a su vez, puede favorecer el aumento del nivel de exportaciones.

Si bien parecería legítimo replicar “a la fuerza obligan” creo que hay que ser cuidadosos y no confundir la cuestión de fondo. Y esta es, a mi juicio, la necesidad imperiosa de mantener y aumentar la competitividad de las empresas locales para hacer frente a la creciente competencia internacional, consecuencia irremediable de la globalización. La nacionalidad de las empresas competidoras y su ubicación física pierden relevancia.

Creo que la internacionalización de la economía, a través de la de sus empresas, se ha convertido en una necesidad de supervivencia, y que por ello, debe contar con apoyo público suficiente, permanente e independiente del ciclo económico. Internacionalización definida además como actividad generadora de flujos en dos direcciones: del exterior a Navarra, a través de la IED, pero también de Navarra al exterior vía exportaciones e implantaciones de nuestras empresas en el exterior.

Este es un articulo tomado de TodoStartups – Emprendedores, Startups y Negocios en Internet. Ver fuente original

Comentarios

No Comments

Deja tu mensaje

You must be logged in to post a comment.